Image 1

“La puntualidad: Cortesía de Reyes”

Por José Alberto Gaytán García*

En días pasados me sucedió una situación de trabajo bastante penosa que deseo sinceramente no me vuelva a ocurrir; para lo cual, estoy tomando las medidas serias, firmes, estrictas o como se diga; esto claro, cuando uno tiene el deseo sincero de aprender de los errores o de las situaciones difíciles que nos ocurren en la vida.
El caso es que tenía una cita muy importante con un amigo empresario, quedamos de comer en un restaurant de Xalapa a las tres de la tarde, llegué 45 minutos después; de inmediato, lo busqué por las mesas del restaurant, al no verlo, pensé que estaba en el baño, así que me senté en la primera mesa desocupada que encontré, en ese momento, se me acercó un joven empleado del lugar, preguntando: “ ¿es usted Alberto Gaytán?, el mismo que le habla de este lado joven”, contesté, haciéndome un poco el chistoso, a lo cual me dijo, “el señor Ramírez, me pidió avisarle que lo estuvo esperando pero se tuvo que ir, que le llame; ¡ahh!, muchas gracias joven, ahorita le llamo”, le respondí, pidiéndole la carta del menú para ordenar algo de comer, lo de la carta sólo para que se fuera y reponerme un poco de la razón penosa que acababa de recibir.
De inmediato, llamé a mi amigo, me disculpé, le expliqué que me había retrasadoporque estaban arreglando la carretera de Misantla a Xalapa, que nos desviaron por otro camino, que había neblina, muchas curvas y todas las explicaciones que se me ocurría exponer para justificar mi retraso. Mi amigo, me dijo por teléfono que no había problema, que lo disculpara por no esperarme, que tenía otra cita de trabajo a la cual no deseaba llegar tarde, me sentí peor que antes cuando me dijo eso, con más disculpas terminé la llamada, no sin antes solicitarle una nueva fecha para la reunión, a lo cual accedió caballerosamente.
En días posteriores, en la casa de ustedes en Misantla, me encontré una revista que conozco desde niño porque los “Testigos de Jehová” la llevaban a mi casa en Pánuco, mis papás y el resto de la familia siempre la leíamos por los interesantes temas científicos y culturales que aborda dicha publicación; pues bien, en el número 6, del 2016, páginas 14 y 15, la revista “¡Despertad!” publica el artículo “LA PUNTUALIDAD”, el cual con gran interés me puse a leer y recomiendo a las personas que como su servidor, tenemos problemas con la puntualidad.
En este artículo encontrará usted valiosos consejos de cómo alcanzar la virtud humana de la puntualidad. El artículo cita hermosas referencias bíblicas de cómo una persona puntual se esfuerza por controlar su vida, que por eso es competente, confiable y respetuosa de los demás. El artículo cita también que bajo los principios bíblicos “para todo hay un tiempo bajo los cielos”, que por eso el agricultor siembra en el momento justo para obtener la mejor cosecha posible y que su puntualidad le dará buen fruto.
Los escritores famosos también se han ocupado del tema con ironía y precisión, como Oscar Wilde, escritor y poeta irlandés, autor de la famosa novela “El retrato de Dorian Grey,” a quien se le atribuye la frase siguiente: “La puntualidad es el ladrón del tiempo.” Existen también “Las reglas de oro de la puntualidad”:
• Si llegas cinco minutos antes, estás a tiempo.
• Si llegas a tiempo, estás tarde.
• Si llegas tarde, no estás.
Wilbur Fisk, un respetado educador norteamericano y primer presidente de la Universidad de Wesleyan de Connecticut, señaló: “Un individuo que habitualmente llega tarde a sus citas, nunca será respetado ni será exitoso”; y Samuel Smiles, escritor escocés del siglo XIX, escribió: “La puntualidad es la cortesía de los reyes, deber de los caballeros y necesidad de los hombres de negocios.”

*Alberto Gaytán, es el director del Tecnológico de Misantla
jalbertogaytangarcia@gmail.com

Más artículos

  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
  • Image 9
¡Síguenos en nuestras redes sociales!